La Pregunta Mas Retorcida Que Se Ha Puesto En Un Examen Y Es Pertinente

CONSEJOS PARA SUPERAR LA SELECTIVIDAD SIN AGOBIOS

Esta próxima semana miles de alumnos vivirán la que, muy probablemente, sea la primera situación límite a la que tendrán que enfrentarse: la selectividad. Una semana de exámenes ciertamente exigente que, en algunos casos, provoca un estrés desmesurando con consecuencias indeseadas.

 

A medida que se acerca el final de curso, “el ambiente en el aula, se enrarece” me comenta una amiga profesora de un instituto en Barcelona. Me explica como se entremezclan las emociones y que éstas son, intensas, y a menudo, antagónicas en unos alumnos, que de por si, están en plena efervescencia. El júbilo por la cercanía del período vacacional y la satisfacción de haber sacado adelante un curso duro como es 2º de bachillerato, se diluye irremediablemente cuanto más se habla y se preparan las pruebas de acceso a la universidad: las PAU.

 

La combinación de un temario extenso, un nivel exigente, un entorno y personal ajeno al que están acostumbrados y la trascendencia de la prueba, presenta un escenario ideal en el que la ansiedad campa a sus anchas. Cuando a esta fórmula maléfica además se le añade las barbaridades y los “trucos” infalibles que se confiesan los unos a los otros, el resultado es explosivo.

selectividad1

Ciertamente es un período que registrará un incremento en la carga de trabajo de los alumnos, pero la forma cómo éstos se preparan para enfrentarse a ello, no siempre es la más adecuada. Exceso de trabajo, malos hábitos de sueño, alimentación descuidada y en ocasiones un abuso de bebidas estimulantes.

 

Igual que un maratoniano llega a la gran carrera de 42 km descansado, el alumno debe plantearse los días previos a la prueba del mismo modo. Por más que fuerce la máquina, su mente tiene un límite, que, una vez rebasado, el esfuerzo deja de ser productivo y nuestra mente deja de absorber, comprender y retener información. Con largas sesión de estudio hasta altas horas de la madrugada los días previos a las pruebas, lo único que logramos es debilitarnos y llegar extenuados al momento en el que nuestro cerebro deberá rendir al máximo.

 

Empezar a trabajar con bastante antelación y con descansos programados garantiza un mayor aprendizaje con el mínimo desgaste, con la ventaja añadida que, sin darnos cuenta, le estaremos ganando una batalla a la ansiedad.

 

No dejes de hacer aquello que haces habitualmente, si los jueves tienes básquet, ve al entreno, distráete y participa de otros ambientes en los que no todo gire entorno a la selectividad.

 

Aprende a hacer los exámenes, de poco servirá un empacho de contenidos si luego la forma de exponerlos es la incorrecta. Hazte con algunas pruebas modelo que se pueden encontrar en Internet de ciclos anteriores y familiarízate con su estructura y composición. Esto rebajará algo tu estado de tensión cuando recibas el examen en tus manos y ya sabrás a lo que vas.

selectividad2

Valora el apoyo que te da tu familia, el ambiente en casa es importante para mantener un buen estado de ánimo; comparte lo que sientes con tus familiares y amigos, explícales tus planes, tus dudas,tus temores…. esto también ayudará a tranquilizar a tus padres/madres que, a menudo, con la mejor intención del mundo, actúan como un elemento estresante más, ayúdales a ayudarte.

 

Y por último, cuando hayas terminado el examen, olvídate. No intentes comprobar los resultados o repasar las ideas que has expuesto, pues tu mente necesita descansar, relajarse y prepararse para el siguiente examen. Lo hecho, hecho está y ya no puedes cambiarlo, así que mira solo hacia delante.

 

Te deseo mucha suerte y espero que mis consejos puedan servirte de apoyo para que esta semana, todo vaya un poco mejor.

Si es así, muchas felicidades por tu logro, pero si el resultado no es el esperado, recuerda que la vida da miles de oportunidades, que hay muchos caminos para llegar al miso destino, así que sigue adelante y encontraras la forma de llegar al tuyo.

Puedes conseguirlo, cuando sea y de la forma que sea, el lugar donde te encuentras ahora es un aprendizaje mas de la vida, es importante si, pero te esperan muchas otras vivencias que lo serán aun más, dale la importancia que merece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Diez − tres =