Miedo Colectivo

EL CONCIERTO DE ARIANA GRANDE Y EL EFECTO DEL MIEDO COLECTIVO

Que vivimos en un mundo bien diverso no es novedad, ni tampoco sorprenderé a nadie por decir que, en ocasiones, la maldad existe. Convivimos entre seres humanos maravillosos,  algunos dignos de admiración, pero también hay quien parece nutrirse del miedo y el sufrimiento ajeno para lograr sus fines o quizás es el dolor del prójimo el fin en si mismo.

 

Este es también el mundo que da lugar a actos terroristas, como el que aconteció al término del concierto que Ariana Grande ofrecía hace unos días en Manchester. Cuando la sociedad es golpeada de este modo se genera una reacción colectiva, en cierto modo amplificada por el efecto de los medios de comunicación y el entorno social en las redes;  pero sigue siendo una reacción emocional totalmente lógica que pasa de la estupefacción y consternación, a la solidaridad y empatía con las víctimas.

 

Desgraciadamente, este mundo extraño a lo largo de los tiempos, nos ha mostrado cual es el principal objetivo del terrorismo: sembrar el terror e inocular el miedo entre los habitantes de una comunidad, crear un miedo colectivo, y contra esto se rebela la población, luchando por no permitir que nos arrebaten nuestra vida, intentando sobreponernos a la desgracia y continuar con nuestra rutina para impedir que la crueldad de un acto nos deje paralizados.

 

miedo colectivo

 

Son loables los actos de valor y valentía como el de Ignacio Echevarría que no dudó en enfrentarse al terrorista únicamente con su monopatín, la superación y coherencia de Ariana Grande que, tras presenciar al término de uno de sus conciertos, un atentado en el que perdieron la vida 22 personas inocentes, ha mantenido su agenda de conciertos y el martes 13 estuvo en Barcelona haciendo vibrar el Palau Sant Jordi.

 

El público se emocionó con sus canciones, pero también permanecía latente un miedo íntimo y silencioso, una respuesta lógica a los acontecimientos que han tenido lugar y que aun dejan un profundo temor a que puedan repetirse. Y es que el miedo es una emoción instintiva, necesaria para activar nuestro sistema interno de alerta permitiéndonos protegernos y asegurar la supervivencia.

 

Ahora bien, en un contexto lúdico como un concierto u otro evento multitudinario, a priori no se percibe como situación de peligro, sino que es un momento que nos hace bajar la guardia, hasta que suceden hechos como el de Manchester o el tiroteo en una discoteca de Orlando (Febrero 2016) o en un cine en Colorado (Julio 2012); entonces conductas de seguridad como la inspección de bolsos a la entrada de un evento o una reforzada presencia policial en las calles, nos recuerdan que estamos asumiendo un riesgo, que existe un peligro, nos hacen sentir protegidos y vulnerables a la vez, una ambivalencia que tendrá más peso en cada uno de nosotros en función de cuales hayan sido nuestras vivencias, nuestra educación….

¿Qué te hace sentir a ti?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + 14 =