Monje

“UN MONJE EQUIVOCADO” DE TOM LONG

Cuántas veces estamos tan absortos en las tareas diarias, en nuestras obligaciones o rutinas auto-impuestas, que cualquier evento que altere la dinámica que habíamos planificado nos incomoda, cuántas veces cosas banales se convierten en lo más importante para nosotros molestándonos cualquier distracción, ignorándola con rabia, incapaces de ver nada que no sea nuestro objetivo inmediato.

 

Sólo cuando algo importante sucede, y nos arranca de ese ensimismamiento, sólo entonces podemos ver con perspectiva, podemos tomar distancia para observar qué hay más allá de nuestro mundo, de nuestros intereses, y percibimos que hay alguien ahí fuera, al lado nuestro, reclamando nuestra atención; es entonces cuando somos capaces de mirar al otro y descubrir que somos más felices compartiendo nuestra vida, que la vida mirando hacia al lado es más entretenida y llena que mirando sólo hacia dentro.

 

Extrapolemos esto a lo que nos sucede en el día a día, empezaré por mi, cuántas veces estoy tan absorta en cosas que parecen ser de vital importancia, me oigo verbalizar “tengo que……” cuando debería decir: “elijo hacer esto….”
Cuántas veces no soy capaz de dejar de escribir, de cocinar, de leer, de terminar aquel informe, de poner mil lavadoras, cuántas veces esto me incapacita para jugar con mis hijas, para leer una partitura o escuchar sin hacer otra cosa, sentarme a leer o a jugar con ellas, ayudarles con el puzzle o hacer aquello para lo que nunca encuentro el momento…
Miro atrás y descubro cuántos momentos no supe desconectar y centrarme un poco más en ellas que en mi misma, para así descubrir cuánto se disfruta jugando, recordando como es la infancia.
Más veces de las que quisiera no me detengo a realmente y el tiempo es el mayor regalo que se nos ha dado, un concepto que no es infinito, al menos no en la vida que conocemos, no perdamos pues, de vista lo que realmente es importante, el tiempo que se va ya no volverá, el tiempo es un regalo en si mismo, el más preciado, estemos atentos a lo que sucede a nuestro alrededor y seamos más flexibles, porque descubriremos oportunidades únicas de vivir la vida de un modo más feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − Trece =