Verano Estres Calor

LLEGA EL VERANO, CUIDADO CON EL ESTRÉS.

La estación estival es tan deseada como estresante en muchos sentidos, de ti depende como vivirlo

 

Llega el verano y con él el fin de curso escolar, que viene precedido de numerosos actos, como festivales, actuaciones, representaciones, conllevan búsqueda de vestuario, miles de apuntes en nuestros calendarios, reorganizarse para no perderse ni una……uff

 

A esto le añadimos que la mayoría de los padres siguen trabajando, lo que comporta un ajuste de la logística familiar, reestructuración que exigirá un gran esfuerzo y, muchas veces, la necesidad de recurrir a otras personas para poder seguir con nuestras obligaciones,  a menudo hay que hacer auténticos encajes de bolillos con los horarios y las idas y venidas a casa los abuelos, la búsqueda del Casal de verano adecuado a nuestros horario y nuestro bolsillo, etc y es que la ausencia de rutina y la improvisación, es realmente agotadora, más aun cuando nos viene impuesta.

 

Es cierto que ya sucede algo similar en otros períodos del año, como Semana Santa o Navidad, pero son períodos más breves, sin altas temperaturas que nos difícultan el descanso, en ocasiones el sofocante calor no nos permite dormir, como este pasado junio, cuando se registraron las temperaturas más altas desde el año 2003,  en verano las calles son escenarios a reventar de gente, empieza la cuenta atrás de los días que nos quedan para que llegue nuestro turno de vacaciones, hay que programar salidas, ponerse de acuerdo, negociar, sino no hemos sabido ser previsores todo está lleno y es más caro. La convivencia es intensa, es por ello que se registra un mayor índice de separaciones durante el mes de setiembre, compartir 24h al dia con nuestro compañer@ de vida nos pone a prueba, hay más oportunidades para darse cuenta de las diferencias que existen en una pareja o las dificultades de comunicación cuando se está todo el dia juntos.

 

madre-estresada

A pesar de ello, el verano es maravilloso, todo depende de como lo decidamos afrontar, en realidad resulta más cómodo ir vestido, sin todas las capas que nos aíslan en invierno, los pies pueden ir descalzos, costumbre realmente sana, o al menos ir más libres, la energía del sol actúa como un verdadero antídoto para la depresión, salir de la rutina preestablecida nos obliga a flexibilizar la mente, a buscar recursos haciéndonos más ágiles. La familia que hemos construidos, con la forma diversa que tenga ahora mismo, está a nuestro alcance para disfrutarla, compartir con nuestros hijos el tiempo es uno de los mayores regalos que el verano nos da, también es la ocasión para compartirlo con aquellos a quienes queremos y tenemos medio olvidados cuñado estamos inmersos en la vorágine de vida que muchos llevamos, porque el tiempo, es el mayor regalo que nos da la vida y en verano, cuando llegan las vacaciones, ese tiempo es algo más nuestro, en nuestro poder está hacer uso de él de la forma más bella posible, ya sea tomando algo con  nuestros amigos en una terraza, paseando por la playa o la montaña con nuestra pareja o familia, jugando a castillos de arena o saltando las olas con nuestros hijos, andar en bici por sendas poco transitadas, saborear una paella en el chiringuito, charlar en la calle hasta altas horas de la noche, dormir sin esperar que suene el despertador, leer un buen libro bajo la sombra de un gran árbol, escribir, dejar volar nuestra imaginación y seguiría con un sinfín de planes que el verano puede darte la oportunidad de disfrutar, es nuestra elección hacer de este tiempo algo mucho mejor que estrés y calor.

¿Qué planes tienes tu?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 9 =